lunes, 21 de junio de 2010

Benditos sean Dios y su Santo Nombre...

No podría ser de otra forma... Sólo Tú, Gran Poder de nuestros abuelos, de nuestros padres... De nuestros hijos... Nos devuelves la realidad de Tu pasión y Tu muerte... Nos devuelves la cruda realidad de la intransigencia, la falta de cordura y la ausencia de sentimientos que de nuevo te llevan al suplicio. Y de nuevo sólo Tú, Bendito Gran Poder de los cristianos, nos permites atisbar todo Tu testimonio de PERDÓN y de ESPERANZA... Sé de sobras que Tú en Tú infinito AMOR y MISERICORDIA, ya lo Has perdonado... Ayúdanos Señor del Gran Poder... Ayúdanos... Iluminamos para poder dar junto a Ti, testimonio cristiano y perdonar la sin razón que pudo llevar al que osó profanar tu Bendita imagen como Tú ya lo Has hecho. ... Y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden... Padre de nuestras súplicas y lamentos, de nuestros anhelos y esperanzas, Perdónale y Perdonanos... No permitas que se olvide el por qué y el para qué viniste al mundo... Todos, absolutamente todos, perdimos ayer por la tarde, algo para siempre. Que Él nos bendiga, nos perdone y nos proteja.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo ya no se que decir, nos están atacando en lo mas profundo de nosotros mismos, profanan la imagen de Aquel que es la luz de todos, la de los mas y los menos practicantes, la de los de allí y de los de aquí.Es cierto, hay que perdonar, Pero que dificil se me hace. Padre mío del Gran Poder ilumíname y ayudame a perdonar a alguien que maltrata y profana el símbolo mismo del amor, de la fé y de la vida. Gracias por tu comentario, maestro..

Emilio Salés

Javier dijo...

Vale,vale...pero que no sea lo único que escribes en varios meses.

Fuerte abrazo