sábado, 13 de enero de 2018

Feliz 2018. Mi oración para el año que hoy comienza.

Mis mejores deseos para todos.
Feliz 2018.
Mi oración para el año que hoy comienza.

Tus divinas manos, Señor. Esas benditas manos
Siempre prestas y dispuestas a cobijar
En tu infinita e ilimitada Misericordia… Para rodear
En imperecedero,  inabarcable y tierno abrazo
A tus hijos… Los que acuden  cada día ante Tu altar
A cumplir con la liturgia y el ceremonial cotidianos.
A los que desde la lejanía, la desafección o el enfado…
Desesperan y finalmente acuden a Ti implorando…
Y a los que como yo, el peor de tus hijos. El más ingrato…
Cuando a diario me pongo a Tus plantas, suplicando
Favores, lamentando errores  o intentado ser perdonado.

Mi Señor… Mi Cristo… Mi dueño…
Dueño de la eternidad y del tiempo.
Tuyos son mi ayer, mis recuerdos.
Mi hoy, mi presente… Mis anhelos…
Y mi mañana… con todos mis sueños.

Hoy quiero agradecerte todo cuanto he aprendido.
Todo lo que de Ti he recibido.
Gracias por regalarme a mis amigos…
Por la vida y por el amor de los míos.
Por las flores, por el aire y por el sol…
Por la ventura, la felicidad. Por el Amor y por el dolor.
Por todo lo que pudo ser… Y por todo lo que no ha sido.

Hoy quiero ofrecerte todo lo que bueno que hice en el pasado.
El trabajo que me diste, todo lo que quise y pude realizar
Todo lo que me permitiste vivir y me permitiste soñar…
Todo lo que pude construir… Y todo en lo que pude fracasar…

Quiero agradecerte lo que siento
Por todos aquellos a los que he amado.
Por poner sobre mi Tus divinas manos
En aquel momento. En aquel segundo nefasto
Que bien pudo haber significado
El punto y final a mi relato.
Por la nuevas amistades que hoy tengo…
Y por todo lo que compartí con ellos.
Por tanto viejo amor atesorado,
Por la vida, el dolor, la alegría y el trabajo.
Por tantos buenos y malos ratos…
Por tanto como he reído y tanto por lo que he llorado.

Hoy Señor… También quiero pedirte perdón…
Perdón por todo el tiempo perdido.
Por tantas veces en las que sin querer, he ofendido,
Hoy Señor… Te quiero pedir perdón
Por la palabra inútil y el dinero mal gastado.
Y por todo el amor, que pudiendo haber regalado,
He sido tan necio de haber desperdiciado…
Por tantas obras vacías y por mis falsos halagos…
Por el trabajo mal hecho… Y por mis enfados.
Perdón por haber vivido tantos días… Sin el menor entusiasmo.

También por aquella oración
Que, poco a poco, fui posponiendo.
Por mis olvidos… Por mis ausencias y mis silencios…
Hoy de nuevo Señor… Quiero pedirte perdón.

Ahora… Hoy, que comienza un nuevo año.
Cuando  detengo mi presente ante el calendario…
Te pido para los míos… Mis parientes y mis amigos
La paz y la alegría… La esperanza y el buen tino…
La fortaleza, la prudencia y la sabiduría…
Quiero que puedan vivir cada día
Con optimismo, bondad, caridad y solidaridad
Llevando el corazón lleno de comprensión y paz.
Y en mí, como siempre te pido, Que se haga Tu voluntad.

Cierra nuestros oídos a toda falsedad,
Nuestro pensamiento y nuestros labios a la mentira,
Nuestros malos momentos a la cólera y a la ira,
Nuestros propósitos e intenciones a toda maldad…
Y nuestras almas, a la codicia, al egoísmo y a la enemistad.

Abre nuestro ser y nuestra esencia a todo lo que es bueno…
Que nuestros espíritus y nuestro ánimo, estén repletos
Solamente de bendiciones y buenos deseos,
Para derramarlos por donde quiera que pasemos.

Llénanos Señor también de afecto, fraternidad y alegría.
Para que todo aquel o aquella que se cruce en nuestras vidas,
Pueda descubrir en todos nosotros, un poquito de Ti cada día…

Danos Paz, Salud… Amor y Esperanza Señor…
Colma nuestra existencia y nuestras vidas de felicidad.
Hágase en mi Señor, siempre Tu voluntad.
Y que perduren el respeto, el cariño y la sinceridad
Por y para siempre en nuestro corazón


Que así sea.

Pienso.. Luego me indigno…

Pienso.. Luego me indigno…
¿Cómo podemos explicar a nuestros hijos
Algo tan importante como son los valores
Si a cada rato vemos en los televisores
Anuncios y programas, donde los supuestos actores
Se afanan a todas horas en imbuirnos
Mensajes llenos de falacias y falsedades atroces..?

Programas y anuncios donde el maldito consumismo
Nos convierte en aborregados seguidores
Del nuevo dios que intentan estos malhechores
Malmeternos , a veces casi a empujones,
Logrando en ocasiones convencer a nuestros hijos
Que lo mejor es convertirse en depredadores…

¿Hacia dónde nos encaminan estos nefastos
Remedos de la vida cotidiana, donde muestran
Sin ningún pudor y con total desvergüenza
Que hay que saltarse la norma y en algunos casos,
Hasta por cambiar de coche, perder la cabeza?

¿Dónde están las personas, los dirigentes…
Esos que en el congreso pregonan ufanos…
Que hay que cuidar a la infancia y sin embargo
No mueven un dedo, a sabiendas que están minando
Las conciencias y el entendimiento de tantos
Chavales, que son el futuro…  Que serán la gente
De la que seguro, saldrá algún día nuestro Presidente?

Somos muchos… Somos más… Somos legión.
Pero  que cobardes somos, dejando como dejamos
Que manipulen a nuestros hijos. Os lo ruego hermanos
Míos… No seamos cómplices e intentad hacer como yo,
No podemos ni debemos seguir mirando para otro lado.
Hay que rescatar antiguos valores… Respeto, honestidad
educación, humildad, gratitud, prudencia y responsabilidad.
Hay que intentar y lograr que apaguen la televisión…
Intentadlo… Y vamos a procurarle a esta generación
En vez de tanta bazofia destinada a su perdición…
El discernimiento, la sabiduría, la conciencia, la razón,
La cultura y el conocimiento necesarios para, mostrarle
A nuestros políticos, a tantos hijos de mala madre…
Y a todos esos personajes e indeseables, que a diario,
Permiten que los padres vivamos este calvario
Viendo a nuestros hijos  abocados al disparate
De ser aleccionados en estos absurdos dislates
Como son la propaganda, los anuncios y algunos debates
Donde intentan adoctrinarlos mañana, noche y tarde.

 Seamos valientes, aunque solo por una vez lo seamos.
Porque votemos a quien votemos y hagamos lo que hagamos
No debemos olvidar que al igual que a nuestros mayores una vez,
Hoy nos toca a nosotros y es nuestra obligación y mayor deber
Hacer con la juventud y con los hijos como nuestros progenitores
Hicieron con nosotros, cuando por y para nuestro bien,
Con tanta abnegación y esfuerzo nos educaron y nos formaron
Para ser mujeres y hombres honestos. Buenos hijos y hermanos.
Ser capaces de la individualidad y a la vez enriquecernos siendo
Miembros de una sociedad basada en la tolerancia y el respeto
A  los demás, A la ley, a la libertad y a la igualdad entre todos.
No lo olvidemos amigos míos. Y no seamos necios ni tontos.
Ni dejemos la formación de nuestros hijos en manos de otros…
A ellos les importa un bledo. Esto solo lo arreglamos entre nosotros.


jueves, 21 de diciembre de 2017

Tanto que agradecerte este año...



Tanto que agradecerte este año, bendito Señor
Del Soberano Poder… Tantas cosas por pedirte…
Y tanto que agradecer a tantos, que bendecirte
No me basta… Que entregarte alma, vida y corazón
No me es suficiente… Que podría hacer o darte yo
Bendito Cristo de mis sueños… Como resarcirte
Tanto Amor como, sin merecerlo, quizás al peor
De tus hijos, le has dado.  Por esto, venerado Señor
Y dueño de mi vida, hoy quiero repartir Amor…
Que mejor regalo… A mi bendito Dios del Amor
Que en un día tan señalado, abrir el corazón
De par en par y desear a mis hermanos lo mejor…
Paz, trabajo, felicidad… Esperanza . Y como no,
Aunque me repita, esta antigua oración.

Ya que hoy por querer, quisiera
Que nuestro Señor me bendijera
Y Su Bendita Madre me concediera
Hacer realidad esta infantil quimera…
Solo te pido cuatro deseos, Señor…
El Primero, poder tener unos brazos
Tan fuertes, tan grandes y largos…
Que a ser posible, Señor
Fundiera en el mejor de mis abrazos
A todos y todas a los que tu Amor…
Eterno y Bendito Amor
Sin medida ni reparos
A lo largo de mi vida me obsequió,
Haciéndome quizá el mejor de los regalos.
Y también, ¿por qué no…?
A todos y a todas a los que no
He sabido encontrar el momento de amarlos…
El segundo deseo, Señor…
Tener grandes y fuertes manos.
Grandes y fuertes para hacer el mejor reparto…
Repartir Paz, Esperanza y cariño a mis hermanos,
Todo lo que de bueno albergue mi corazón
Para los que he amado,
Hoy amo, o amaré en un futuro lejano…
Y también, ¿por qué no…?
A todos y a todas a los que no
Me he sentido capaz de poder amarlos.
Y si pudiera ser que pudiera
El tercero, Señor…
Que Tu que todo lo puedes, me concedieras
La oportunidad de regalar de mí, lo mejor.
Mi mejor sonrisa, mi desmedida pasión…
Mis ánimos, mi mejor aliento… Y que sirviera
Para aliviar el llanto, la pena y el dolor
Que anida en el fondo del alma ajena.
Y de aquellos a cuantos quise, a los que querer quisiera
Y de aquellos por los hoy siento el mejor amor…
Y también, ¿por qué no…?
A todos y a todas a los que pudiendo haberlo hecho,
No haya sido capaz de conseguir dar aliento o consuelo.
Y el cuarto, Señor…
Hasta que mi alma y mi cuerpo encuentren descanso,
Poder pedir perdón a todos a cuantos
Sin desearlo, Ofendí, molesté, o hice algún daño
A lo largo de mi vida, en tantos y tantos años…
De la misma manera que yo perdono a cuantos
A mí me lo hicieron, me lo harán… O me lo hacen hogaño.
Y también, ¿por qué no…?
A todos y a todas a los que a pesar de intentarlo
No fui capaz de devolver más amor
Tras, después de alguna falta, haber sido perdonado.

Que nuestro Señor y Su Bendita Madre, bendigan cada uno de nuestros hogares y nuestras vidas siempre…
Mis mayores y mejores deseos de paz, amor y felicidad para todos.
Feliz Navidad.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Que difícil se hace a veces no gritar Esa palabra…



Cuando en tardes  como esta tarde…
En que el gris de la luz y la memoria,
Hace pasar ante tus ojos la historia
Y los recuerdos  donde las lagrimas arden…

Lagrimas que pugnan por salir… En alocada
Carrera hacia el suelo o hacia el cielo
Donde espera paciente aquel recuerdo
Que hace vibrar tu alma en llamaradas…

Que difícil se hace a veces no gritar
Esa palabra… Que aun no pronunciada
Desde hace tanto, en tu alma vuelve a medrar
Llenándote alma y corazón con la Esperanza.

Pues hoy no voy de nuevo a callar
Como he callado antes tantas veces.
Hoy quiero gritarla… Papá. ¡¡¡ Papá…!!!
Bendita palabra… Recuerdo evanescente
De un tiempo que nunca podré ni quiero olvidar.

Hoy, que como siempre me haces tanta falta…
Hoy… Cuando el diario discurrir tan presuroso
De la vida, te aturde ante la duda, receloso
De errar al adoptar la decisión, que si es acertada,
Te acomoda… Pero si yerras, te deja en la estacada.

Hoy, que desde esta mañana, muy temprano
Casi al alba, necesito tanto tu parecer y tus consejos…
Hoy que al igual  que en tantas ocasiones, me rebelo
Ante tu ausencia y añoro aquella casa en San Bernardo
Y aquella infancia, donde te tenía tan cerca y tan a mano.
Cuando aquel niño recurría a su buen padre, que perplejo
A veces, siempre acertaba a solucionar al momento
Con solo unas palabras, el mayor de mis contratiempos.
Cuando con tus grandes lecciones… Me dabas aliento.
Cuando con tu ejemplo de hombre, tanto en el trabajo
Como en la vida, Desbaratabas mis dudas y quebrantos,
Devolviendo a mi espíritu la paz como por ensalmo.

Que puedo decirte papá… Que te echo tanto de menos…
Que desde aquella fría madrugada de Febrero
En que para al fin descansar, te fuiste al cielo..
Echo de menos tu presencia y tu consejo…
Tus  "celtas", tus enojos, tu comprensión y el complejo
Mundo en que ahora, que ya voy para viejo…
Descubro cada día que voy mas a tu encuentro.

Hasta luego papá… Porque aunque estés en el cielo
Te puedo asegurar que en este momento
Te siento tan cerca de mí,  Te siento tan dentro…
Como cuando estábamos en casa en Los Remedios…

Hasta siempre papá… 
Gracias… Mil gracias papá.
Por enseñarme de nuevo,
con tu simple recuerdo
cual debe ser el espejo
donde mirarme y pedir consejo.


lunes, 4 de diciembre de 2017

Para todos...

A propósito de una grata conversación
Que mantuve el día de ayer con mi hermano
Emilio en la que como siempre, recordamos
Viejos tiempos, años pasados plenos de emoción,
Vivencias compartidas… Todo el anecdotario,
Las pocas risas… Y los muchos quebrantos
Que en aquellos más que duros y difíciles años,
Inopinadamente, pasamos bajo los pasos…
Llegamos poco a poco, a través de nuestro dialogo
A la conclusión de que quizás, estemos siendo ingratos.
Ingratos, si. Ingratos con nuestros jóvenes hermanos.
Esos hombres que hoy sienten y viven el privilegio
De continuar lo que quizás nosotros comenzamos.
Todos los que hoy disfrutan el honor de ser costaleros…
De convertirse, con toda la ilusión y por unos pocos años
En los pies de Cristo o de su Madre, debajo de nuestros pasos,
Ejerciendo y aprendiendo este oficio por nosotros tan amado.
Pues bien, mis queridos hermanos, creo que somos ingratos.
Porque pienso de corazón que fuimos afortunados
Al tener la oportunidad de poder vivir aquellos tiempos
En que la épica costalera, la leña y la falta de relevos
Eran el pan nuestro de cada corría. Cuando había miedo
Después de una chicotá en la que no sabíamos
Si podríamos con la siguiente… Cuando sobrevivíamos
A veces, gracias a que El señor ponía Sus divinas manos
Sobre aquellos locos y evitaba desgracias sin cuento…
¿Quien de nosotros, hermanos a lo que tanto debo,
No quiso en algún penoso momento de aquellos años
Irse de allí corriendo y mandarlo todo al carajo?
¿Quién de nosotros, aprendices del oficio costalero,
Que si bien es cierto que disfrutamos de conocernos,
En todos aquellos años de vivencias para el recuerdo…
No rezó para que apareciera o llegara algún compañero
En socorro de los que ya pensábamos Dios mío… No puedo?
Que igualmente, es cierto que afortunadamente, forjamos
Amistades para siempre en las adversidades, que conocimos
Quizás límites insospechados y a nuestros mejores amigos…
Que a veces, tras corrias de sufrimiento y esfuerzos inhumanos
Creimos tocar la gloria… Cuando habíamos conseguido
Llegar por fin a la capilla y haber encerrado el paso…
Que tuvimos la ventura de adquirir valores, amor y vivencias…
Que atesoraremos para siempre, cientos de experiencias
Inolvidables y tantos abrazos… Ay aquellos abrazos…
Que tras terminar una dura corría, para siempre nos llevamos.
Pues bien, mis queridos hermanos de trabajadera.
Hoy, desde estas pobres líneas escritas de corazón,
Quiero, en lo que por mi parte quede, a los que por fuera
Y por dentro de nuestro mundillo os contaran u os dijeran
Que indudablemente, cualquier tiempo pasado fue mejor…
Pues no hermanos míos. Creo que puedo deciros que no…
Y que al igual que todo evoluciona con el paso de los años,
Esto que tanto nos apasiona, indudablemente ha cambiado.
Gracias a Nuestro buen Dios, aquellos duros tiempos pasaron.
Y de la misma forma que no queremos para nuestros hijos
Las penurias, carencias, privaciones y enormes sacrificios
Que en nuestra ya lejana juventud, casi todos pasamos…
No deberíamos querer para nuestros jóvenes hermanos
Que pasaran las amargas fatiguitas y todos los sinsabores,
Que nosotros tambien pasamos. Que cometan los errores
Que nosotros muy a nuestro pesar, sin querer cometimos.
Por esto, hermanos que al igual que nosotros antaño,
Volvéis a calzar la ropa… Y ponéis todo vuestro amor
En continuar nuestra más que loca y bendita afición…
Con toda mi alma y mi corazón, hoy quiero felicitaros.
Quiero dar un golpe sobre la mesa y humildemente, confesaros
Que este pobre viejo, loco de amor por nuestras tradiciones
Y por nuestro oficio, ha llegado a sus propias conclusiones
Y que siempre estará orgulloso de todos vosotros. De mis hermanos
En el amor a la trabajadera y al sacrificio, a la mejor tradición.
Porque ponéis corazón y casta. Porque cada vez lo hacéis mejor…
Porque hay grandes aficionados en todas la cuadrillas, ilusión
Por mejorar y perpetuar este sentimiento sobrecogedor
Del que una vez que te enamoras, se convierte en tu perdición.
Enhorabuena por vuestro esfuerzo y por vuestro trabajo. Y perdón
Por si alguna vez, el comentario de algún costalero añejo,
Al veros disfrutar de todo lo que desgraciadamente ya no podemos
Nosotros y sin pretenderlo quizás, os ofendió con la palabra o el gesto.
Creo hablar por boca de todos, Nuestro tiempo no fue mejor ni peor.
Nuestro tiempo, ese del que tanto nos acordamos, ya pasó.
Ahora les toca a nuestros hermanos. Alegrémonos por ellos. De corazón.
No seamos ingratos con ellos, hermanos que alguna vez lo fuimos
Del costal, la trabajadera, del dolor, del sudor y del sacrificio.
Alegrémonos por ellos de corazón y no deseemos a nuestros amigos
Que pasen por lo que pasamos… Y que sufran como sufrimos…
Nuestros tiempos ya se marcharon. Por todo esto y de corazón os digo
A todos lo que hoy se dejan la ilusión y las espaldas…Bienvenidos.
Aprovechad estos pocos años que podemos gozar de algo tan divino.
Disfrutad de cada segundo que la Providencia os regala y de los amigos.
Poned toda la casta que atesoréis y el amor que nosotros pusimos.
Esto ha de ser para disfrutar… A ver si entre todos, lo conseguimos.

Recuerdos y más recuerdos...



El Adviento. Tiempo para la intima oración.
Tiempo de espera vigilante y profunda reflexión.
Tiempos que vuelven… Días de Esperanza y de vigilia,
De arrepentimiento… De perdón y de alegría.
De prisa pasaran estos días antaño felices, días
Que desembocaban en torrente de ilusiones,
En aquel tiempo tan lejano rebosante de emociones
Infantiles, grabados a fuego en el libro de nuestras vidas.
Pero aquel niño al crecer, aunque disfrutaba
Emocionado de esos días, preludio de vacaciones
Escolares, tardes de brasero y alegres canciones
Perdidas en aquel ayer… Y ya casi olvidadas…
Deseaba íntimamente que llegase esta semana…
Los cortos días del Adviento cuando comenzaban
En mi interior las nervioseras y la gozosa espera.
De lo que estando por venir y no menos deseado
Hacía que por estas fechas, inevitablemente cada año…
En invierno, todo para aquel muchacho, se convirtiera
En la mas radiante, jubilosa y feliz de las primaveras…
Los días en que con ese intimo y viejo amigo
Volvías nuevamente a recorrer el camino
Que tantas veces antes, habías recorrido…
Ese camino que te llevaba al mismo sitio
Donde el reencuentro con tu capataz y tus amigos,
Hacía renacer la ilusión de aquellos niños
Que ya siendo hombres, daban lo mejor de sí mismos
Para seguir con una bendita tradición de siglos.
Cada año, en estos días comenzaba
La cuenta atrás, que irremediablemente me llevaba
Al camino ineludible de mis citas más deseadas...
Todo en mi existencia se transformaba
Con el solo pensamiento de lo que al fin llegaba
En tornado de ilusiones desbordadas…
Ese Domingo que de ramos y palmas estalla…
Reuniones… Pescaitos… La primera Igualá…
Noches de entrenamientos, amigos, copas y tertulias… La mudá.
Tres meses que pasaban volando para que al final
Llegara el día más deseado… El día en que el costal
Se convertía en tu inseparable compañero…
El día de volver a vivir el momento
De poder disfrutar el privilegio de ser y sentir en costalero…
El día de dejar de soñar y volver a revivir el viejo anhelo...
Y poder pasearlos por la calle de nuevo
Como tantos buenos hombres antes lo hicieron.
Así lo vivía yo… Por eso así lo cuento.
Qué pena que ya solo pueda vivirlo en mis sueños…

domingo, 5 de noviembre de 2017

Soberano Poder… Señor y Soberano dueño de todo lo creado…

Soberano Poder… Señor y Soberano dueño de todo lo creado…
Asidero ultimo al que me agarro cuando estoy derrotado.
Refugio de este pobre pecador que acude hoy a Ti implorando
Amparo y que hastiado por el frio que corroe mi cuerpo cansado.
Día, tarde y noche por este lacerante dolor atormentado  
Que me hace desgranar cada segundo de mi vida, destrozado
Por el gélido corte del acero que van dejando en mi los años,
Con la madurez que se va yendo… y la vejez que va llegando…
Las batallas perdidas, el dolor de tantos desengaños
Tanto amor desatendido y tantos íntimos deseos postergados
Pensando que podría ser mañana… Y hoy solo acompañado
Por el triste crepitar de la llama de tantos recuerdos pasados.

Casi roto por el dolor. que no ceja en su tenaz empeño
Por desvalijarme a diario las ganas de vivir y mis deseos…
Mis ilusiones olvidadas,  mis certidumbres, mis postreros sueños,
Que me roba el bienestar cotidiano y convierte en perverso
Suministro de angustia, desánimo, pesimismo y desaliento…
Emponzoñando mis pequeños logros y todo cuanto emprendo.

El cien veces detestable y maldito dolor que me acompaña
Desde hace tanto tiempo, que invariablemente me arrebata 
El entusiasmo, colma de sinsabores cuanto intento y acaba
Con las pocas ganas que la existencia, la edad y las etapas
De una vida de esfuerzo y trabajo que comienza a estar colmada…
Y que para estos viejos hombros, ya van siendo una pesada carga.

Dolor… Persistente dolor que ni en mis sueños se desvanece.
Suplicio que la analgesia no calma, y que en ocasiones parece
Que tal vez ignorarlo contribuiría... Todo es en vano. Emerge
De entre la nada renuente a ausentarse. Es entonces, plenamente  
Convencido de que todo combate es inútil,  cuando  disientes
De todo y de todos… Renunciando a la lucha de forma indecente.

Aunque no es solo el dolor físico el que de continuo me maltrata.
Tambien, a qué negarlo, el vasto y atroz dolor que inunda el alma…
La desolación que te ocasiona el ingrato recuerdo que delata
Tu estéril negativa a aceptar la verdad… La certera puñalada
Que la vida una vez te asestó y que por mucho tiempo que pasara,
Jamás desaparece y envenena por siempre tu espíritu y tus entrañas.

Viviendo este purgatorio, entre los dolores del cuerpo y del alma
Abocado a vagar sin tregua ni consuelo… Entre lagrimas amargas
Transcurren mis días. Da igual que tu no lo entiendas, Mañana…
Después de otra noche de insomnio, al despuntar el alba,
Intentando sobreponerme a esta dolorosa y tan despiadada
Existencia, que sin saber por qué, y de una forma tan abnegada
Me siento obligado a seguir sufriendo, con la razón nublada
Nuevamente por el dolor… El detestable dolor que me acompaña
 Volveré a intentar sobrevivir a otra dolorosa y aciaga jornada…

Señor de los espacios infinitos. Dueño de mis días y de mis sueños.
Soberano Señor en el que en estos desdichados momentos
En los que triste y desgraciadamente  me encuentro inmerso…
En los que me siento abatido por el peor de los desalientos.

En los que acudo, como siempre,  a refugiarme en tu mirada…
En los que afligido por el dolor y la angustia que rebosan mi alma.
En los que no encuentro ni puerta de salida, ni puerto de llegada…
Quiero que sepas que pase lo que pase y hagas de mi lo que hagas
Siempre acataré tu voluntad, y que siempre serás la última tabla
A la que este pobre naufrago de la vida, permanente se agarra…

Te ruego Señor que escuches mis suplicas… Y que me des ESPERANZA.

domingo, 1 de octubre de 2017

¿ Quién soy yo, pobre de mí, para desafiar a la Providencia… ?



Ahora que vuelvo a dejarte por última vez, viejo amigo
Dentro del cuadro de donde no debías haber salido…
Y estando tan triste como estoy, por no haber podido
Ser nuevamente digno de ti, de mi Cristo y de mi oficio…
Te he fallado… No he sido capaz. El dolor al fin ha vencido.
Que ante el reto que suponía tan desigual batalla,
He luchado con denuedo para conseguir mi sueño.
Y te puedo asegurar que no ha sido por miedo…
Solo me ha faltado contra el dolor, empuñar la espada…
Que no, compadre.. Que no. Que la edad no perdona.
Ni las canas, ni el paso de los años, ni los excesos…
Ni el trabajo, ni el cansancio, ni el fatal atropello
Que casi me hace hablar con mi Soberano en persona.
Que no, Emilio… Que no. Que no es por falta de ganas
Ni muchísimo menos por no haberlo intentado.
Bicicleta, caminatas, el gimnasio… Todo lo que he luchado
Para poder conseguir el sueño que tanto anhelaba…
Ahora que vuelvo la vista atrás y cuento tantos años…
Tantas vivencias, tantos buenos ratos y tragos tan amargos.
Tantos amigos que se nos fueron… Tantas alegrías y desengaños.
Tantos momentos de gloria y tantos dolores de espalda… Tantos
Instantes únicos e irrepetibles y tantos sueños logrados.
Mas no me queda otra. Solo rendirme ante la evidencia.
Si Él y Ella por este pobre pecador, así lo han decidido
Está claro que contra estas razones, todo está perdido.
¿ Quién soy yo, pobre de mí, para desafiar a la Providencia… ?
En mi caso no puedo quejarme. He sido muy afortunado.
Pues mi Señor, a día de hoy, después de tanto como he pasado,
Me permite a diario ir a visitar a Su Bendita Madre y seguir rezando.
Me permite estar con los míos y me permite realizar un trabajo.
Me permite vivir, comer casi de todo y hasta seguir caminando.
Ha traído paz y sosiego a mi casa y me deja seguir soñando…
Que no me deja sacar el paso… Me duele… A qué negarlo.
Pero aquí estoy, para bendecirlo, acatar su voluntad, alabarlo
Y agradecerle a diario tanto como sin merecerlo, me ha regalado.
Y ahora descansa al fin en tu cuadro… En paz y tranquilo.
Mi viejo costal de arpillera… Mi mejor compañero… Mi fiel amigo
Que por muchos años que pasen, siempre te estaré agradecido
Por tantas cosas buenas como me diste… Y por tanto como vivimos.
Ya no te importunaré nunca más. Hasta siempre viejo amigo.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Hoy quiero que sepa el mundo entero...


Nunca encontraba el momento…
Parecía que no llegaba la hora
De abrir mi corazón, Bendita Señora
y derramar tantos sentimientos
como mi corazón y mi alma por ti atesoran.

Hace tantos años… Quizás demasiado
Tiempo,  que gurdo en mis adentros
Las ganas de contar que mis sueños,
Sin Tu intercesión y tu amparo
Jamás habría podido llevarlos a cabo…
Y mucho menos cumplirlos, me temo.

Por esto, hoy que al fin me decido
A que se abran  de par en par mi corazón
Y mi pecho, quiero  pedirte perdón
Por lo que soy y por lo que he sido…
Quizás el más ingrato de todos tus hijos…

Hoy quiero que sepa el mundo entero
Que quisiste que fuera costalero
De aquel humilde paso de palio
Que tu barrio convirtió en Sagrario…
Solo la tarde noche de un Lunes Santo
Que para siempre en el corazón me llevo.

Y que a pesar de que tan solo una vez lo fuera
Y que sabias que después, siempre sería distinto
Tan hasta el fondo de mi alma quedó prendido
El momento sublime de tenerte tan cerca…
De sentir el inmenso Amor que repartes a tus hijos…
De saciar mi sed en la Celestial fuente de Salud
Que logró el milagro de cambiar en mi juventud
El camino que, casi sin pensar, escogiera…
Y que a día de hoy, agradezco a la Providencia
La oportunidad que me brindó el destino
De vivir la inefable e inolvidable experiencia
De ser costalero de tan celestial Princesa.


Virgen Sagrada María, que no me tienes en cuenta
Que cuando casi a diario voy a visitarte,
Pierda con Tu Bendito Hijo hasta la cabeza…
Y que aunque sepas que siempre voy a rezarte
Aguardas paciente y no desesperas
Al ver que mis sentidos se embelesan
En la muda contemplación de ese Cristo
Bendito de mis sueños, ante el que no resisto
Sin llorar un solo segundo siquiera…

Bendita Virgen niña de mi barrio de San Gonzalo
A la que tantas veces acudo, rezando
Unas veces… Otras agradeciendo tanto
Cuanto nos proteges a diario y cuanto nos has regalado.
Quiero que todos sepan que jamás te he olvidado.
Y que ahora, como hace tantísimos años,
Nunca olvidaré la tarde que en aquella barca
De nuestra querida plaza de España…
El que estas letras suscribe y José Luis Llanos
En tu honor, escribiéramos una modesta sevillana
Para cantarte y contar lo mucho que te queríamos.

Pedirte perdón por no haberte escrito ni una letra
En tantos y tantos folios como me has permitido
Escribir en mi vida… Y que imposible hubiera sido
De no haberlo consentido tu… Mi preciosa Reina…

Es por esto, y por tantas cosas, Bendita Señora
De mi añorado y viejo Barrio de San Gonzalo,
Que aquel muchacho, tan joven,  inexperto y alocado
Que una sola vez fue costalero de tu paso de palio…
Quiere hoy poner otra oración mas en tu corona…
Corona de estrellas que te quiere regalar tu barrio
Hecha de ilusiones, plegarias, oraciones y requiebros…
La intima oración a su Virgen de la Salud de un pobre viejo
Que en su ya lejana juventud… Pudo ser tu costalero.

lunes, 24 de julio de 2017

Y después.. Que sea lo que Dios quiera.



Como en la soledad de aquella tarde fría del mes de Enero
Sufriendo mi destierro en la playa perdida del recuerdo…
Cuando entre viejos ensueños, recordaba aquel izquierdo
Que llevaré para siempre prendido hasta en mi sangre…

Como cada vez que entre vetustos recuerdos, sueño aquel instante
En que en el pasado muchas veces, tantas veces,  sin quererlo
Dejaba jirones de vida empujando sin clemencia  aquel madero
Y que habiéndotelo entregado todo, para mí , aun no era bastante.

Como cada vez que triste y solo,  sueño  en encontrarte
Rendida al fin a mis galanteos, a mis piropos y requiebros
Y tú, esquiva muchacha, dueña de de mi amor y mis deseos…
Me sigues dejando plantado y te marchas con otros  a otra parte.

Cuando tantas veces me has dejado
El corazón partido en mil pedazos
Al comprender que ya nuestro amor,
Nuestro loco y perdido amor…
Solo era cosa de un pasado
Que quizás ya nunca volvería
 y que tal vez yo  solo sería
para ti un fugaz y efímero recuerdo…

y resulta que el otro día,
Por un amigo me entero
Que andabas buscando a aquel viejo
Que por tus hechuras se moría
Y que por calles y plazas decía
Que sin tener tu amor se moría,
Sin saber que le sigues queriendo.

Por eso quiero que sepas muchacha de mis peores desvelos
Que solo por el más breve de tus abrazos, este pobre viejo
Sería capaz como Elcano, de dar la vuelta al mundo en velero
Y hasta volverse a calzar la ropa,  con tal de escucharte un "te quiero".

Hace ya algún tiempo, muchacha, cuento los minutos  de las horas
De los días  de las semanas que me aun me faltan para amarte…
Con la juventud de entonces, como antaño te amaba… Para volver a regalarte
Tanta pasión, tanto amor y sentimientos como mi alma aun atesora.

Y al fin, creo vislumbrar en tu desplante de muchacha joven y altanera
En el brillo socarrón que aun desprenden tus ojos de mujer plena,
De morena Sevillana, que el regreso de su amado siempre espera
Que al igual que yo, tu mas rendido amor… Creo que tu tambien esperas
Que llegue ese momento tan deseado donde, en una nueva primavera

Al fin nos abracemos de nuevo y después, que sea lo que Dios quiera.

miércoles, 7 de junio de 2017

Hasta luego y hasta siempre… Mis queridos abuelos.


Aunque no puedas creerme, amigo
Que ahora lees mis pobres letras,
Llevo tanto tiempo…Días, semanas enteras…
Intentado sacar del tierno abrigo
Que el recuerdo emocionado nunca altera,
Este sentimiento que mi poca paz perpetra.

Porque quiero hablarte de los recuerdos
De aquella infancia, tanto tiempo adormecida
En la que como niño, que esbozaba apenas vida,
Sueños, amores por venir y primaveras florecidas
Vivía tan rotundamente feliz y en paz junto a sus abuelos…

Dolores, Teresa, Pepa, Emilio y Antonio … Eran aquellos
Los nombres que llenan de felicidad mis recuerdos.
Los que en tiempo de tanta miseria y carestías,
Suplían con amores, el devenir de nuestras cortas vidas.

Ellos, eran la alegría al recogerte a la puerta del colegio,
Cuando tus padres, por trabajar, no podían hacerlo.
Y eran el paseo, la merienda, el pan con aceite, el mayor privilegio…
O aquel vaso de leche calentita, que hacia olvidar el invierno.

Ellos eran el tan ansiado regalo de reyes y el aguinaldo.
Los que cuando llorabas… Te daban aquel abrazo
Que llenaba tu pequeño corazón de ternura y consuelo
Tras llegar a veces a su casa corriendo sin resuello
Después de aquella pedrada o aquel batacazo.

Los que las largas noches de invierno, se dedicaban
A ayudarte con los deberes, a preparar los pijamas
Que calentaban en el brasero de cisco que había en la casa.
A prepararte la cena, a enseñarte la oración y que rezaba
Contigo… Cuando derrotado de sueño, al fin te acostabas.

Los que a base de un amor que atesoraban
Sin quizás saberlo… El que no pudieron regalar
A sus hijos por falta de oportunidad o de tiempo…
Nos regalaron su mayor tesoro, nos dieron sus besos
Que ahora que yo soy mayor, tanto valoro y deseo.

Los que poco a poco, con el paso de los años
Uno tras otro, se fueron marchando de nuestro lado…
Dejando un vacio tan grande, que nunca pudimos llenarlo.
Dejándonos tanto amor, que solo nos queda recordarlos
Como lo mejor que en la infancia tuvimos y disfrutamos.

Por eso hoy quiero hacer este merecido homenaje
A esas personas que significaron tanto en mi vida.
Que tanto bien hicieron por mi  y que en la lejanía
Del emocionado recuerdo, donde tanto amor aun palpita…
Ahora que el paso de tiempo y la vejez, como veloz carruaje,
Me acerca poco a poco al abismo insondable del olvido…
Antes de que mi memoria se apague y no consiga acordarme
De mis queridos, añorados y nunca bien ponderados abuelos,
Quiero que el mundo sepa sepa que si… Que al menos
Mientras yo viva y sea capaz de atesorar recuerdos,
Siempre, en el fondo de mi corazón permanecerá
Aquella diminuta llama, que ellos, sin quizá pretenderlo
Prendieron en mi corazón de niño y que el tiempo dirá
Si supe transmitir a mis amigos, a mis hijos o a mis nietos…
Y que los quise con locura… Y que los sigo queriendo
Tanto y tanto como los sigo echado de menos.

Hasta luego y hasta siempre… Mis queridos abuelos.

sábado, 22 de abril de 2017

A tu lado, mi tierno amor de primavera...



Qué velozmente pasan el tiempo y los años…
Porque cuando aún no contábamos desengaños
Y  los días y las horas corrían tan deprisa…
O  la tarde y el tiempo, de pronto,  se detenían.
Y todo lo por venir, tan poco importaba.
Viviendo el momento, mirando al mañana
Sin temores, miedos ni cortapisas…
Lejanas y casi olvidadas tardes y noches de risas,
Que distantes y lejos nos quedaban las canas…

Vida que atropelladamente pasaba
Entre ilusiones lejanas y desilusiones cercanas…
Unas veces entre locura y sonrisa…
Y otras, entre un par de dramas.
Entre ensueños de felices mañanas…
Y sueños de madrugadas pasadas
En que la vida nos sonrió enamorada.

A tu lado, mi tierno amor de primavera,
La vida transcurrió como las estaciones pasan…
A veces, como una limpia carcajada…
Y otras, como una puñalada certera.
Unas veces Poco a poco… Como si a pasar se resistiera.
Otras… Corriendo como el depredador tras su presa.
Como la suave brisa que pasa por tu vera…
O como un huracán que todo se lo lleva.
Tan deprisa que casi no te enteras …
O tan lentamente como una infeliz espera…
Tan breve como la fugaz estrella,
El momento feliz en que te diviertes…
O el segundo eterno en que el torero convierte
la mejor media verónica que imaginarse uno pudiera.

Como puedo contar y cantar lo que por ti siento…
Siempre has sido, lo serás y sigues siendo
El grato y conmovedor recuerdo que florece…
Como la dulce primavera que aparece
tras los fríos y el rigor del crudo invierno.

Corazón desinteresado capaz de llegar
A dar lo que no tienes, sin siquiera preguntar…
La mejor esposa, amante y confidente 
Y que a mi vida solo aporta bienes.
Hembra cabal, fiel amiga y compañera.
Mi más paciente y eficaz enfermera...
La que para siempre mi alma recluyera
En su insondable pozo de interior belleza.
Cómplice de mi aventura, mujer tenaz,
Callada, tímida y obstinada, mujer total....
Indescriptible joya… Perfume, aroma y esencia…
Piedra entre las más preciosas,
De entre todas las flores, la más hermosa.
Pequeño colibrí de colores
Que pasas por mi existencia
Derrochando y repartiendo amores.

Podría seguir diciendo, podría haber escrito…
Por poder quererte más, mejor y más bonito,
Querría volver a convertirme en un chiquillo
De inquieto corazón e infantil espíritu contrito
De cariño fraternal y de amor profundo henchido
Ante la cruda verdad… Y el corazón partido
Ante tanta bondad y tanto amor vertido.

Precioso sueño de juventud compartido
Junto a ti, en tantos años pasados
Cariño desmedido, feliz a tu lado en el trabajo
Feliz a tu lado en lo ganado…
E infeliz a tu lado en lo perdido…
Asunción de mis peores desvelos
Y de mis mejores momentos vividos…
Cómo agradecerte lo entregado.
Cómo devolverte tanto como me has dado…
Cómo olvidar tanto como hemos compartido…
Sólo con pasar contigo un rato 
Ya me puedo dar por bien pagado.

Que podría darte a cambio…
Mi dulce afán de sueños dormidos,
Compañera de mi vida y mi camino.
Por intentar devolverte tanto amor apasionado…
Por procurar devolverte tu mejor regalo
La única capaz de obrar el milagro
De convertir en sueños todo lo que vivimos.
Solo me resta hacerte este pequeño encargo,
Quinta esencia de mi amor más desbordado.
Que no me faltes nunca… Que sigas siempre a mi lado.
Que cuando los avatares de nuestras vidas,
Cuando compartamos lagrimas o sonrisas…
Los momentos felices y los infortunados,
Los días de miel y rosas o los mas ingratos.
Los momentos de plenitud o los mas aciagos.
Cuando mal por bien nos devuelva el destino…
Cuando el dolor nos tenga entristecidos
O cuando a veces, por el contrario
Con el bienestar seamos recompensados.
Te pido que siempre estés a mi lado
Donde siempre que te busqué, yo te he encontrado.
Que pueda acudir presto a tus brazos…
Que me envuelvas eternamente en tu regazo,
Y que estés dispuesta siempre al mejor de mis abrazos.

Queda por fin con Dios,
Mi deliciosa y sin par doncella.
Deja que por un momento, mi corazón
y mi mente descansen, mi  loco amor.
Hasta que mañana de nuevo amanezca.