miércoles, 1 de abril de 2009

Un punto de reflexión...

Ya han terminado los entrenamientos...
Ya han pasado las noches de igualás, de frío y de incertidumbre.
Ya queda lejos el momento ansiado por todos los benditos locos del
costal en los que veíamos pasar al rey negro y nos las promeíamos
felices...
Ya sólo quedan pocos días para nuestro momento más soñado.
Hemos tenido todo un año para soñar... Para meditar...
Para aprender... Para...
Ahora, que la hora se acerca y que estamos velando "armas"...
No olviden V.M.s, que todo éste ritual, tiene un sentido y un
maravilloso significado...
Deben recordar que el gesto de calzarse nuevamente la ropa
para pasear por Sevilla a Nuestro Señor y a su bendita Madre,
antes ya lo hicieron cientos si no miles de buenos hombres
que se dejaron las espaldas y su sudor en pro de continuar
con una de nuestras más ancestrales tradiciones...
No les defraudemos... Los únicos protagonistas son la imagen
de nuestro Señor y la de su bendita Madre...
No olvideis que somos Cristianos... Que somos Hermandad
y por tanto, somos HERMANOS...
Quieranse y disfrutense...
Hagan de cada momento algo mágico, único e irrepetible...
Y no olviden disfrutar cada segundo haciendo algo que siempre
les diferenciará de todos los demás...
Que ésto se nos acaba pronto, pero que muy pronto.
Tenemos el balcón del Cielo, lleno de ansiosos espectadores que nos
harán abrir ese cajoncito del alma que todos tenemos guardado
en el fondo de nuestros corazones...
Y ahora... La suerte está echada...
Al cielo los corazones valientes y los tíos con casta...
Vivan los costaleros y que Dios os proteja y nos bendiga.
Un abrazo para todos...

6 comentarios:

giakkomo dijo...

Esto lo debería de leer todo el mundo antes de meterse debajo de un paso , les ayudaría , a mi me ayuda , un saludo Don Antonio y ánimo y siga pa alante con esto .

Anónimo dijo...

Enorme tu reflexión Heidi, con ésto nos lo dejas claro si en algún momento tuvimos dudas del lugar que nos tienen reservados nuestros titulares para éstas fechas que se avecinan, que orgullosos debemos sentirnos por ocupar ese lugar, pero nosotros no somos nada importantes, ellos son los protagonistas de cada Estación de Penitencia y sólo ellos siempre.
Cuanta humildad le hace falta al costalero y que difícil se vende ésta hoy en día entre nosotros.
Gracias Heidi por alentarnos con tus palabras porque nos ayudan mucho, nos enseñan, nos mejoran como personas y como costaleros, nos hacen ver de qué va ésto realmente, etc...

Un saludo: Jesús Gómez (uno más del SOberano del Barrio León)

Anónimo dijo...

Grande Heidi siempre ...

Un saludo

Bibi

Kiski dijo...

Suena añejo lo de entrenamientos, lo suele decir Rafael Ariza y me gusta escucharlo a los que los vivieron cuando siempre se decían así.

Un Saludo

Javi dijo...

Grandiosa tu reflexion, Antonio. Dios te bendiga a ti también.

Anónimo dijo...

¡Qué poco cambian algunos! ¡Heidi siempre en Heidi!
Que sepa Vuesa Merced que todavía recuerdo ¡hace ya tanto! una noche de Miércoles Santo, un palio -el más ancho dicen- taco de cargaito y una cuadrilla aguantando por derecho los costeros en Francos. Heidi al zanco izquierdo, y su hermano Emilio en la delantera... donde arrean los palios, bajo la leña de la candelería... ¡y como se crecían aquellos locos cuando más jumeaba el taco! ¡Y solo con seis palos!
Fue entonces todo un honor Señor Heidi, ir detrás suya. Un abrazo fuerte... ¡prenda!
FdePedro